La chica del tren, ¿Un libro demasiado bueno? o ¿Una película demasiado mala?

Artículos de opinión

La chica del tren, ¿Un libro demasiado bueno? o ¿Una película demasiado mala?

Artículo de opinión en colaboración con el blog literario Revolución de los libros sobre la novela La chica del tren y la posterior adaptación

Opinión sobre la novela (Cristina BR)

Leí la novela La chica del tren en verano de 2015 cuando en España más publicidad y eco se le estaba haciendo. Sobre todo empecé a leer por los buenos comentarios que hacían sobre ella. «Es la novela del año», «Se vende un ejemplar cada seis segundos», «Todo el mundo la esta leyendo, por algo será» «Ha logrado ser bestseller en tiempo récord». Así que me picó la curiosidad y me la compré.

Con las expectativas tan altas que me había creado, debido a los comentarios, la novela no consiguió que yo hablase muy bien de ella. De hecho si hoy día me preguntas que me pareció te diré «Bah, esta bien, una novela para pasar el rato, «. Pero pensándolo bien la historia es muy intrigante, el principio puede ser un poco pesado, pero una vez superas las 50 páginas quieres saber todo lo que te están escondiendo. Ese es el punto más positivo de la novela, el saber tejer tan bien la trama que en ningún momento sospechas lo que sucedió realmente.

La problemática de esta novela son las expectativas tan altas que se han creado alrededor de ella. Y lo mismo pasa con su adaptación. Yo, personalmente, no he visto la película pero hablándolo con amigos que no se han leído la novela y la han visto dicen que es muy buena. 

En cambio, las opiniones son diferentes si es una persona que ha leído la novela. Hoy en nuestro artículo de opinión colaboramos con Nym del blog La Revolución de los libros que nos comenta que le pareció la película habiéndose leído el libro.

la-chica-del-tren

Opinión sobre la adaptación de la novela (Nym del Norte del blog La Revolución de los libros)

Creo que una de las cosas más complicadas para un amante de la lectura es opinar sobre la adaptación cinematográfica de uno de sus libros favoritos. En ese instante te sitúas en la delgada línea de los posibles cambios que se van a hacer en la película, porque se sabe que los van a realizar, o si se debe mantener, más o menos, la línea que la autora ha creado.

La adaptación de La Chica del Tren a lo que a guión se refiere me ha gustado bastante. Hay que tener en cuenta que el libro se organiza de un modo muy específico y que la adaptación haya mantenido dicha estructura me ha parecido muy positiva. También valoro positivamente que se haya mantenido la narración en primera persona de las tres protagonistas, mezclándose con los diálogos posteriores. Pero hay un problema: esta trama tan detallada es muy peliaguda, y, para mi gusto, la película se ha desarrollado excesivamente deprisa. Es cierto que son sólo 113 minutos de adaptación, pero eso ha llevado a que no te adentres desde el principio en la historia, a que se perdiesen ciertos detalles que no implicaban mucho tiempo, pero ayudaban a comprender mejor la relación entre Rachel, Scott y Tom y a que ciertas escenas quedasen colgadas, así como encontrar un final excesivamente acelerado.

Lo que me ha decepcionado enormemente ha sido la interpretación del reparto. Reconozco que no soy cinéfila, pero me habían hablado bastante bien de la actriz protagonista, Emily Blunt, e iba con grandes expectativas. Sinceramente, a medida que avanzaba la película, no sabía muy bien si estaba interpretando a la chica del tren que leí en el libro, o a otra, porque no tiene nada que ver. Eché de menos a esa Rachel descuidada, abandonada, insegura… No una Rachel casi impoluta, perfecta, muy light. Por otro lado, la actriz que interpreta a Megan no me transmitió absolutamente nada. Aparte de que en la adaptación le pusieron un papel de mujer florero, cosa que en el libro no es así, me pareció demasiado simple y muy lineal. La que sí despertó en mí un completo interés fue la actriz que interpretó a Anna. En el libro me caía mal a rabiar y en el cine consiguió el mismo efecto. Los papeles masculinos tampoco llamaron en exceso la atención, para mi gusto son bastante parados, cosa que en el libro se les ven más ágiles, despiertos y activos.

Para finalizar, quiero mencionar un breve aspecto sobre las imágenes del film: la visión que se da desde el tren de las casas, así como las imágenes de lo que ocurre detrás de sus ventanas y la panorámica que se realiza del mismo cuando pasa por dicho sector me ha gustado, me parecen bastante buenas  y bien realizadas.

En conclusión, esperaba algo más y mejor a lo que a guión (una versión menos acelerada de la misma) y a interpretación se refiere. No es mala adaptación, pero obviamente no han conseguido el resultado que yo esperaba.


Share This