Kiera Cass, la autora de La Selección, anuncia una nueva bilogía romántica

Desde que se publicó La Corona en 2016, Kiera Cass no había vuelto a las librerías, es por ello que cuando empezó a principios de la semana pasada a subir unas fotos con títulos algo curiosos en su perfil de Instagram los lectores rápidamente empezaron a comenta que algo sucedía.

Hoy se ha desvelado el misterio y es que en primavera de 2020 tendremos una nueva historia de la autora bestseller de La Selección. The Betrothed es el título de la primera novela de las dos que compondrán la nueva bilogía de romance épico de Kiera Cass.

El 5 de mayo de 2020 saldrá a la venta en Estados Unidos The Betrothed, la novela sigue la historia de Hollis Brite, una hija de la nobleza que ha cautivado el corazón de un rey. Es en ese momento que la princesa cree que quizá enamorarse de un rey no sea sinónimo de felicidad. Cuando conoce a un plebeyo que hace que pueda ver en el interior de su corazón, puede que su futuro cambie sustancialmente al que ella había soñado.

Este es un primer extracto de la futura novela «The Betrothed» compartido por Entertainment Weekly y traducido por Infoliteraria:

CAPÍTULO 1

Era esa época del año cuando el amanecer todavía tenía escarcha. El invierno se estaba desvaneciendo, y las flores comenzaban a florecer, y la promesa de una nueva temporada me llenó de anticipación.

«He estado soñando con la primavera», suspiré, mirando por la ventana a los pájaros que navegaban audazmente sobre un fondo de cielo azul. Delia Grace ató el último de los cordones de mi vestido en su lugar y me llevó al tocador.

«Yo también», respondió ella. “Torneos. Hogueras El día de la coronación está en el horizonte «.

Su tono implicaba que debería estar más emocionada que la chica promedio, pero aún tenía mis reservas. «Supongo.»

Podía sentir su exasperación en el movimiento de sus manos. “¡Hollis, sin duda serás la acompañante de Su Majestad para las festividades! No sé cómo puedes estar tan tranquila.

«Gracias a las estrellas que tenemos la atención del rey este año», dije, manteniendo mi tono ligero mientras trenzaba las partes frontales de mi cabello, «o sería tan aburrido como una tumba aquí».

«Dices eso como si tu cortejo fuera un juego», comentó sorprendida.

«Es un juego», insistí. «Sucederá lo suficientemente pronto, así que necesitamos disfrutar de esto mientras podamos».

Vi a Delia Grace mordiéndose los labios en el espejo, sin levantar la vista de su tarea.

“¿Pasa algo malo?”, Pregunté.

Ella rápidamente se animó, levantando sus labios en una sonrisa. «No es una cosa. Simplemente estoy perpleja por su actitud casual hacia el rey. Creo que hay más en sus atenciones de lo que está viendo.

Bajé la vista y golpeé con los dedos la mesa del tocador. Me gusta Jameson. Me enfadaría no hacerlo. Era guapo y rico y, por amor de Dios, el rey. También era un bailarín justo y muy entretenido, siempre y cuando estuviera de buen humor. Pero no fui tonta. Lo había visto pasar de chica en chica en los últimos meses. Había habido al menos siete, incluyéndome a mí, y eso era solo contar las que todos en la corte conocían. Disfruto esto todo el tiempo que pueda y luego acepto cualquier bulto de persona que mis padres eligieron para mí. Al menos tendría estos días para mirar hacia atrás cuando fuese una anciana aburrida.

«Todavía es joven», finalmente respondí. “No lo veo estableciéndose con nadie hasta que pase unos años más en el trono. Además, estoy segura de que se espera que se case por una ventaja política. No puedo ofrecer mucho allí.»

Llamaron a la puerta y Delia Grace fue a contestar, con desilusión en su rostro. Me di cuenta de que realmente pensaba que tenía una oportunidad, y al instante me sentí culpable por ser tan difícil. En nuestra década de amistad, siempre nos habíamos apoyado mutuamente, pero en estos días era diferente.

Como damas en la corte, nuestras familias tenían criadas. ¿Pero las mujeres nobles y la realeza de más alto rango? Tenían damas de honor. Más que sirvientes, sus damas eran sus confidentes, sus asistentes, sus acompañantes. . . Eran todo. Delia Grace estaba asumiendo un papel que aún no existía para mí, convencida de que, en cualquier momento, lo haría.

Significaba más de lo que sabía decir, más de lo que sabía manejar. ¿Qué es un amigo sino alguien que cree que eres capaz de más de lo que tú haces?

Regresó con una carta en la mano y un brillo en los ojos. «Hay un sello real en esto», bromeó, volteando el papel en su mano. «Pero, dado que no nos importa cómo se siente el rey por ti, supongo que no hay urgencia para abrirlo».

«Déjame ver». Me puse de pie y extendí una mano, pero ella rápidamente se retractó de la carta, con una sonrisa en su rostro. «Delia Grace, niña malvada, ¡dámelo!» Dio un paso atrás, y en una fracción de segundo la estaba persiguiendo, persiguiéndola por mis habitaciones, chillando de risa. Me las arreglé para arrinconarla dos veces, pero ella siempre fue más rápida que yo, y me escabullí de los espacios antes de que pudiera localizarla. Estaba casi sin aliento por correr y reír cuando finalmente la atrapé por la cintura. Extendió la carta lo más lejos que pudo. Podría haber logrado arrebatárselo, pero mientras me estiraba hacia arriba, mi madre irrumpió por las puertas que unían mis habitaciones con las de ella.

«Hollis Brite, ¿has perdido el sentido?», Le regañó.

Delia Grace y yo nos separamos, colocando nuestras manos detrás de nuestras espaldas y haciendo una reverencia rápidamente.

“Podía escuchar chicas gritando como animales a través de las paredes. ¿Cómo podemos esperar que te acompañe un pretendiente si insistes en comportarte así?

«Lo siento, Madre», murmuré contrita.

Me atreví a mirarla. Estaba parada allí con la misma expresión exasperada pegada a su rostro que solía usar cuando hablaba conmigo.

“La chica Copeland se comprometió solo la semana pasada, y los Devaux también están en conversaciones ahora. Sin embargo, sigues actuando como una niña «.

Tragué saliva, pero Delia Grace nunca había sido alguien que permaneciera en silencio. ¿No crees que es un poco prematuro emparejar a Hollis con otra persona? Tiene tantas posibilidades como cualquiera de ganarse el corazón del rey.

Mi madre hizo todo lo posible para reprimir su sonrisa condescendiente. “Todos sabemos que el ojo del rey es propenso a vagar. Y Hollis no es del todo un material de reina, ¿no te parece? «, Preguntó con una ceja muy levantada, retándonos a pensar lo contrario. «Además», agregó, «¿estás realmente en condiciones de hablar sobre el potencial de alguien?»

Delia Grace tragó saliva, con expresión de piedra. La había visto ponerse esa máscara un millón de veces.

«Y ahí lo tienes», concluyó la madre. Después de aclarar su decepción con nosotros, giró sobre sus talones y se fue.

Suspiré, volviéndome hacia Delia Grace. «Perdónala».

«No es nada que no haya escuchado antes», admitió, finalmente entregando la carta. “Y lo siento también. No quise meterte en problemas.

Se lo quité y rompí el sello. «No importa. Si no fuera esto, sería otra cosa. Hizo una mueca que decía que tenía razón, y fui a leer la nota. «Oh, cariño», le dije, palmeando mi cabello suelto. «Podría necesitar tu ayuda para recuperar esto de nuevo».

«¿Por qué?»

Le sonreí, agitando la carta como una bandera en la brisa. «Porque Su Majestad requiere nuestra presencia en el río hoy».

“¿Cuántas personas crees que estarán allí?”, Pregunté.

«¿Quién sabe? Le gusta tener una multitud a su alrededor «.

Apreté mis labios. «Cierto. Me gustaría tenerlo para mí sola una vez.

«Dice que la chica que insiste en que todo esto es solo un juego».

La miré, compartiendo una sonrisa. Esa Delia Grace, ella siempre parecía saber más de lo que quería admitir.

Rodeamos el pasillo y vimos que las puertas ya estaban abiertas, dando la bienvenida al nuevo sol de primavera. Los latidos de mi corazón se aceleraron cuando vi la túnica roja adornada con armiño sobre la espalda de una figura delgada pero robusta al final de la pasarela. Aunque no estaba frente a mí, su mera presencia fue suficiente para llenar el aire con una cálida sensación de cosquilleo.

Caí en una profunda reverencia. «Su Majestad.»

Y vi como un par de zapatos negros brillantes se volvieron para mirarme.


Share This