7 consejos para concentrarte en la lectura

Siempre hay una época del año en la que concentrarse en las tareas que realizamos habitualmente es bastante más difícil de lo normal. Esto se puede aplicar también a la lectura. En el mundo actual tenemos demasiados estímulos rodeándonos diariamente, es por ello que muchas veces concentrarse en una sola cosa resulta una tarea complicada. 

Conceptual Books

Desde Infoliteraria queremos ofreceros 7 tips o consejos para concentrarte mejor al leer. Estos consejos van enfocados a leer por placer, no por obligación ni para estudiar, aunque quizá también te resulten de utilidad. 

  1. DEJAR TODAS LAS DISTRACCIONES EN ESPECIAL EL MÓVIL: El primer consejo y el más importante es que dejes de lado aquello que distrae de la lectura. Mayoritariamente vamos con el teléfono pegado las 24 horas. Es por ello que mientras estés leyendo te recomendamos apagarlo y dejarlo en otra estancia lejos de ti. No ponerlo en silencio ni esconderlo en un cajón, porque siempre va a estar la tentación de mirar a ver si hay notificaciones. 
  2. BUSCAR UN LUGAR TRANQUILO: Este consejo que en muchos casos puede resultar obvio para concentrarse mejor muchas veces no lo ponemos en práctica. Si quieres concentrarte un largo rato lo mejor será que busques un lugar sin distracciones como ya hemos comentado en el primer punto y que estés tranquilo. Es decir sin ruidos exteriores molestos, o personas a tu alrededor que te distraigan con sonidos fuertes o con cualquier otra cosa. Si no es posible lograrlo te recomendamos que consideres la opción de ir a alguna biblioteca.
  3. ¿MÚSICA O SILENCIO?: Como ya comentábamos en el punto anterior puede que no consigas un lugar tranquilo o quizá mucho silencio tampoco te ayude. A muchas personas la música les ayuda a concentrarse mejor en la lectura. No tiene porque ser música que escuchas habitualmente o si, porque al saberte la letra de las canciones puedes desconectar más fácil, pero prueba a escuchar música instrumental, sin letra.
  4. ESTAR CÓMODO FÍSICAMENTE – AMBIENTALMENTE: Un añadido extra a la concentración suele ser la comodidad. Si estas en una posición incomoda, en un sitio que no huele especialmente bien o pasando mucho calor o mucho frío, esto va a hacer que te desconcentres con mayor facilidad. Por eso te recomendamos buscar un sitio cómodo y ambientarlo a tu gusto, por ejemplo encendiendo una vela o unas barras de incienso. A muchas personas también les ayuda el sonido de la leña, que suele ser relajante, sino tienes, solo tendrás buscar un vídeo en Youtube (suelen durar horas, así que no te tienes que preocupar por si se acaba).
  5. LEER CON UNA INFUSIÓN/TÉ/CAFÉ: Un complemento a ambientar el lugar y ponerse cómodo puede ser hacerte un té, un café o una infusión. E ir bebiendo mientras lees el libro (cuidado con esto, ya que el libro puede sufrir accidentes si se le derrama encima la bebida).
  6. LEER EN VOZ ALTA UN PAR DE PÁGINAS: Muchas veces nos sucede que podemos llegar a leer la misma frase 4 veces o pasar varias páginas sin habernos enterado de lo que estamos leyendo. Un consejo si sientes que no estas muy concentrado en lo que estás leyendo es que intentes leer en voz alta un par de páginas, a veces con unas cuantas líneas es suficiente. Verás como vuelves a meterte en la lectura.
  7. NO FORZAR EL QUERER ENTENDERLO TODO: Y por último pero no menos importante te recomendamos no querer entenderlo todo. Muchas veces estamos leyendo un libro y nos encontramos algunas escenas aburridas, con muchos tecnicismos o explicando teorías acerca de algo que nos da igual. Puede ser que el hecho de que algunas escenas de una novela no te interesen o se te hagan difíciles de entender te desconcentren y te saquen completamente de la lectura, a veces incluso hacen que abandonemos una novela. Puede que no necesites prestar mucha atención a esta parte de la novela, que no sea clave para entender la historia. Intenta leer por encima un par de páginas hasta que encuentres algo que te vuelva a introducir en la lectura. Marca esa parte por si acaso necesitas volver a ella más adelante para entender algo de la trama. Seguro que rápido te vuelves a concentrar en la lectura, y sino, puede que no sea tu tipo de libro.

Share This