La novela ‘Neimhaim’ tendrá su juego de mesa en 2021

Aranzazu Serrano ha dado sin lugar a dudas una de las mejores noticias sobre el universo que creó en Neimhaim. En 2021 podremos volver a rememorar la saga, con la que tanto éxito ha conseguido Aranzazu Serrano, y es que Gen X Games desarrollará un juego de mesa para comercializar a partir de 2021. 

Se cumplen 5 años de la salida a la venta del primer libro de la saga Neimhaim y no había mejor forma de volver al universo de fantasía que tantos lectores ha cautivado.

Tal como ha anunciado Aranzazu el juego contará con un tablero y una baraja de cartas ilustradas, con ellas el jugador podrá ponerse en la piel de los protagonistas de la historia: Ailsa y Saghan, Sigred, Vije e Illzar. Se tratará de un juego de estrategia cooperativo donde el objetivo será unir las fuerzas de todos los jugadores para superar los obstáculos de Nordkinn y ayudar a salvar la alianza de Kranyal y Djendel.

El juego de mesa ha sido creado por Enrique Dueñas y ya se encuentra en fase de producción. Saldrá a la venta el próximo año 2021, aunque este otoño la autora espera mostrar algún avance. El juego de mesa de Neihmaim no solo estará disponible en castellano, sino que se traducirá al inglés, francés y portugués. 

La saga Neimhaim de Aranzazu Serrano combina los mitos vikingos y la cultura celta y la forman Neimhaim. Los Hijos de la nieve y la tormenta (Fantascy, 2015) y Neimhaim. El Azor y los Cuervos (Fantascy, 2018), esta es la sinopsis de la primera novela.

Lo que ahora os contaré es tan cierto como que el fuego quema y el hielo, también. Sabed, amigos míos, que dos pueblos, dos grandes clanes, habitaban una tierra apartada del resto del mundo. Se creían tan diferentes como la noche lo es del día, y en verdad, os lo aseguro, lo eran. Amante del coraje y de las armas era el clan Kranyal; guerreros de bravo corazón y maestría en el arte de la lucha. Protectores de la vida y la serenidad eran los Djendel, pacíficos sacerdotes bendecidos con habilidades que iban más allá de lo natural, cuyo uso restringían con estrictos códigos.Sus historias discurrían por separado, pero un día la frágil armonía quedó alterada y el entramado del destino cambió para siempre. Ambos pueblos salvaron sus recelos y unieron sus caminos por la fuerza de la necesidad. Juntos fundaron un joven reino llamado Neimhaim. Largo y quebradizo sería el camino de su unión; para allanarlo, sus líderes pactaron ceder el mando a sus hijos primogénitos, quienes regirían Neimhaim como esposa y esposo. No podían imaginar que, lejos de allí, un dios desterrado urdía pacientemente un plan para hacer de esos niños un instrumento de venganza contra sus iguales.


Share This