¿Qué estrategia utiliza Nora Roberts para escribir tantas novelas?

La autora bestseller Nora Roberts describe su proceso de escritura, desde sus métodos hasta la cantidad de novelas que publica en un año

En el ámbito literario hay diversos autoras y autores que destacan por la cantidad de libros publicados. Este es el caso de la autora bestseller Nora Roberts, conocida mayoritariamente por sus novelas románticas, aunque entre sus historias también podemos encontrar otros géneros. 

La autora estadounidense ha sido acusada en diversas ocasiones de tener ghostwriterslo que en España se conoce como escritores fantasma, es decir que sus novelas no son de su autoría. La propia Nora Roberts reflejaba en un comunicado que ella nunca ha recurrido a esta práctica y que todas las novelas que llevan su nombre han sido escritas por ella.

¿Pero de dónde viene esta acusación? Son numerosos los lectores que se preguntan como Nora Roberts es capaz de publicar tantas novelas en apenas un año. Es por ello que muchos han llegado a afirmar que la autora recurría a escritores fantasma que escribían algunas de sus novelas. Contra todo pronóstico la escritora bestseller ha desmentido estas acusaciones y ha explicado su proceso de escritura, en el que deja claro paso por paso como es capaz de escribir tanto.

Roberts tiene organizada su rutina diaria, dedica 5 de los 7 días de la semana a escribir, sin embargo deja claro que los personajes viven en su mente a cada hora. Madruga cada mañana de lunes a viernes para escribir en su propio espacio, en casa. Ella misma considera que es capaz de escribir tanto porque trabaja todos los días, no sale a desayunar ni a cenar, ni a eventos, no va de compras, no tiene pasatiempos ni mucha vida social. Es muy hogareña, según sus palabras «tiene a muchos personajes viviendo cada día en su cabeza como compañía». Otro factor que influye, es que no pasa mucho tiempo en redes sociales, a veces nada, tiene en mucha estima la manera en que gasta su tiempo.

Trabaja con un método de escritura de tres borradores: 

  • Un primer borrador, este es un borrador de descubrimiento. No realiza esbozos, tiene una especie de esquema mental. Con esto se sienta a escribir y espera que todo funcione una vez más. En este primer borrador es en el que crea a los personajes, el entorno, las diversas tramas. Es importante para ella crear personajes que le importen lo suficiente como para sentarse horas y horas todos los días para contar sus historias. No sabe cuanto tiempo le llevará este primer borrador, ni le importa, simplemente intenta crear personajes reales, interesantes, estratificadas y sobre todo humanas. En este primer borrador solo se trata de escribir, seguir avanzando en la historia, no ir hacía atrás y corregir, eso vendrá más tarde.
  • Cuando el primer borrador está terminado es el turno de la revisión ese el momento del segundo borrador. Se trata de volver a la página uno, y desde ahí empezar a corregir. ¿Está todo bien argumentado? ¿Tiene sentido? ¿Los personajes están realmente bien construidos? Desde ahí empieza a modificar, ampliar o añadir toda aquella información necesaria para la historia. Según explica la propia Nora Roberts esta es la parte más del proceso que más le divierte. Una vez más no se plantea cuanto tiempo le va a llevar, no le importa.
  • Una vez finalizado este segundo borrador, es el turno del tercer borrador. Este es el que le enviará tanto a su agente como a su editora. En este tercer borrador se trata de pulir la historia, verla desde un ángulo diferente. Que todo tenga sentido y si no es así modificarlo. Este también será el momento de revisar su ortografía. Cuando siente es lo mejor que puede hacer, es hora de enviar el manuscrito.

Nora Roberts quiere dar tres consejos para todo escritor, que ella misma aplica: 

  1. Deja de poner excusas y escribe.
  2. Deja de lloriquear y escribe.
  3. Deja de perder el tiempo y escribe.

Quiere dejar claro que no escribe un libro cada 45 días. El hecho de que haya publicado tantas novelas en tan poco tiempo es que cuando empezó a publicar tenía muchos manuscritos rechazados guardados en un cajón, que más tarde arregló, pulió y los publicó. 

 

 

 

 

 

 

 


Share This