Reseña «El Sermón de Fuego» – Francesca Haig

 
PORTADA

 97884450025829786070730375_3

MOTIVACIÓN A LA LECTURA

Cuando se publicó en España lo anunciaron a bombo y platillo y realmente me parecía muy interesante la sinopsis, o al menos me llamaba la atención lo apocalíptico que era por si solo el diseño del libro.

SINOPSIS

Cuatrocientos años después de un apocalipsis nuclear, los humanos viven en un mundo sin tecnología donde los recién nacidos son siempre gemelos: uno de ellos es físicamente perfecto, el alfa; el otro sufre algún tipo de deformidad, el omega. Este mundo es de los alfas y los omegas viven marginados en asentamientos aislados. Sin embargo, cuando un gemelo muere, también lo hace el otro.


Precisamente por este motivo, Cassandra es confinada por orden de su hermano Zach cuando este se convierte en un destacado líder del Consejo. Su intención es garantizar su propia seguridad mientras planea un mundo en el que los omegas no puedan ser usados contra sus gemelos. Pero Cass es un tipo especial de omega: no tiene anomalías físicas, es vidente.


Siempre ha habido rumores de una resistencia omega organizada y aunque Cass desea unirse a los rebeldes, no puede evitar preguntarse qué pensarán ellos cuando descubran quién es su hermano.

¿Acaso es la única que cree que alfas y omegas pueden convivir en paz?

OPINIÓN PERSONAL

Hay que reconocer que la idea principal es cuanto menos original.

Siempre nos imaginamos que pasaría después de un posible apocalipsis nuclear y Francesca Haig nos ha dado su propia versión, que es cuanto menos única. La idea de una simbiosis entre gemelos, escapa de toda lógica y es un factor que coacciona toda la sociedad, así como a los dos protagonistas: Cass y Zach.

Ella es una omega físicamente perfecta, él un alfa con ambición, cuyo sueño es crear un mundo donde todos los que son como él puedan vivir con la tranquilidad de saber que sus omegas están a salvo de cualquier posible muerte y que por encima, no molestan a nadie.

Creedme, no es un plan tan bueno, pero si que da juego a la hora de crear una historia con mucha profundidad y relativismo moral.

El problema es Cass.

Sabe que es la única que puede detener la locura reformista de su gemelo, que puede salvar al mundo solo con tirarse desde un lugar muy alto. Y no lo hace. ¿Por miedo a morir? ¿Por cobarde? ¡No! Porque quiere a su hermano a pesar de que sea un psicópata que solo quiere subyugar a los omegas. ¿Por que no la asesina nadie? Porque todos los hombres que conoce se enamoran irremediablemente de ella y la protegen.

Es absurdo. Francesca Haig nos intenta colar a Cass como la heroína que los omegas estaban esperando pero no es más que una niña ingenua que se deja llevar mientras aparenta ser una líder al más puro estilo de Katniss en los Juegos del Hambre.

Zach podría estar creando un nuevo sermón de fuego y Cass seguiría defendiéndolo, diciendo que su gemelo era bueno y que tiene su propia forma de ver el mundo. Ya podía echarle los huevos que le echó Kipp.

VALORACIÓN

Reconozco que la profundidad del mundo que ha creado la autora es sobresaliente. Te plantea muchos debates morales mientras mantiene la trama en un futuro apocalíptico que no deja de parecerse demasiado a la realidad. Además, con su maravillosa forma de escribir, fluida y nada sobrecargada, consigue meternos por completo en el libro mientras seguimos la huida de Cass y Kipp en busca de un mito.

Lamentablemente, sus personajes principales no están a la altura de tal hazaña.

Un antihéroe ambicioso como Zach necesita a una heroína que pueda dar más juego, y no me refiero solo en la cama. Cass es la última en una larga fila de protagonistas femeninas decepcionantes, a las que se les da más responsabilidad de la que pueden o quieren tener. Es un personaje muy pasivo que carga con una gran culpabilidad y aún así deja que otros luchen por ella, en una guerra que podría terminar en seguida.

Tal patinazo en la que se supone que es nuestra guía por esta distopía, distrae y nos hace guiar nuestra atención hacia otros personajes secundarios que no son tan relevantes o no van a durar tanto tiempo como para que empaticemos con ellos.

Espero realmente que en Mapa de Hueso, Cass haya madurado un poco tras los acontecimientos de este libro. Porque si no, los omegas están condenados.

3

Bueno

24 años, Pontevedra. Graduada en Historia del Arte por la Universidad de Santiago de Compostela. Actualmente curso el Máster en Estudios Literarios y de la Cultura en dicha universidad, además del Máster en Formación de Profesorado por la UCAM. Cuando no estoy muriendo entre estrés y café, colaboro como esbirro en El Libro del Escritor, redacto en MásVeinticuatro e intento dirigir mi blog The Last Chonicler.
Share This