Reseña “Feliz Norte” de Árpád Kun

 
PORTADA

MOTIVACIÓN A LA LECTURA

Me picó la curiosidad por la novela nada más leer su sinopsis, el simple hecho de que una persona africana vaya a vivir a Noruega y mezclar dos culturas tan diferentes me hizo querer saber más de su historia. Además ser el Premio de Novela Aegon 2014 me hizo convencerme del todo para empezar con su lectura

SINOPSIS

Ganadora del ilustre Premio Aegon de Novela 2014, Feliz Norte habla de la historia de un hombre dividido entre dos civilizaciones: la supersticiosa África y la vanguardista Noruega, el gran ejemplo del bienestar occidental.

De la mano de un ulises contemporáneo asistiremos al mágico descubrimiento de lo que significa la familia, la soledad y el hogar, a través de un estilo narrativo en el que a veces no distinguiremos lo real de lo onírico, al modo de Pedro Páramo.

Esta es la historia de Aimé Billion, un hombre que se siente no sólo extranjero en cualquier parte del mundo, sino hasta en su propio cuerpo. Aunque pertenece a la tribu de los Yoruba y su abuelo era un brujo africano, su ascendencia franco-vietnamita hace que los africanos lo consideren como un hombre blanco, mientras que los blancos lo ven como un africano. Tras sus primeros treinta y ocho años de vida en Benin, decide afincarse en la lejana Noruega, donde saben mucho acerca de lo que significa ser extranjero y estar aislado. Es entre esta gente reservada, y a través de su trabajo cuidando ancianos, donde encontrará la felicidad y el camino de regreso a su verdadero hogar.

OPINIÓN PERSONAL

Feliz Norte da comienzo en el momento en que Aimé Billion se siente solo en su país y decide cambiar radicalmente de vida marchándose de Benín. Pero antes de seguir con su marcha el autor va situandonos poco a poco en el contexto de la novela, es decir, en como ha sido la vida del protagonista, la relación con su madre, con su padre, con su abuelo. Pero no se conforma con dar unas pinceladas o contar solo la vida de Aimé sino que también dedica varias páginas a la vida de su abuelo o la de su padre de jóvenes.

Al principio vemos como Aimé desde pequeño ya conoce otras culturas que residen en Cotonú como son los misioneros noruegos. O los franceses, que su padre conoce muy bien, pero Aimé también gracias al hospital francés de Cotonú. 

La novela cambia sustancialmente al llegar a la parte en el que nuestro protagonista se muda a Noruega, esto es porque vemos una cultura con la que nos identificamos mucho más (desde mi punto de vista) que en la de Africa, donde casi todo se regía por creencias místicas y brujería.

VALORACIÓN

Feliz Norte me recordó desde un principio a la novela El Alquimista de Paulo Coelho, no porque tengan ninguna similitud en la manera de escribir o en la historia sino por el aprendizaje continuo de su protagonista y la moraleja que se deriva de la novela. Es una novela que te hace pensar y con la que aprendes además de las tradiciones de Bennín o de Noruega. Por lo tanto, la recomiendo como una lectura diferente. Hay diversos puntos que no me han gustado, el primero y más subjetivo es el hecho de que este tipo de novela, en la que tienes que estar pendiente de cada detalle, no era lo más idóneo para mi en este momento. Los diálogos, que es una de las cosas que yo más valoro que haya en una novela, en esta han resultado muy escasos, de hecho podías pasar 100 páginas sin ningún diálogo. Por otra parte el principio de la novela tiene un comienzo muy lento y con un estilo narrativo que hace que sea difícil involucrar al lector. A esto no ayuda que cambie de repente de narrador y que muchas veces no sepas distinguir el atisbo de realismo de lo que estas leyendo.

En general es una lectura que te ayuda a pensar y valorar muchas cosas de la vida que las das por supuestas y que mediante un personaje muy curioso ves los entresijos de varias civilizaciones que tienen en común más bien pocas cosas.

3

Bueno

Cristina BR

Apasionada de la literatura. Estudiante de cuarto de ADE en la Universidad de Barcelona.