Reseña de «Los Ángeles de Hielo» – Toni Hill

 
PORTADA

Los ángeles de hielo

MOTIVACIÓN A LA LECTURA

Lo único que me llamó la atención para empezar la lectura de esta novela fue su sinopsis, no conocía al autor, Toni Hill, por ninguna de sus anteriores obras (que después de leer esta estoy deseando conocerlas), sin embargo fue al leer que la historia se situaba a principios de 1900 en Barcelona que me interesó mucho la lectura de la novela.

SINOPSIS

 

En la Barcelona de 1916, Frederic Mayol, un joven psiquiatra,

se ve enfrentado a un misterio que afecta a la mujer que ama

y a su lugar de trabajo: un sanatorio donde aún flotan

tenebrosos secretos que se remontan a un pasado

reciente, cuando el edificio alojaba un internado para

señoritas de buena familia, el Colegio de los Ángeles.

Para descifrar la verdad Frederic deberá sumergirse en los

sentimientos más recónditos y perversos del ser humano,

emprendiendo una investigación absorbente de la

que nadie, ni siquiera él, saldrá indemne.

OPINIÓN PERSONAL

 

En esta novela nos encontramos tres narradores que nos explican la historia, pero de una forma curiosa ya que cada uno vive en una época diferente. Al empezar la novela podremos pensar que estos personajes no tienen nada que ver unos con otros, pero según va siguiendo su curso vemos que todas las piezas empiezan a encajar, como si se tratase de un rompecabezas perfectamente construido.

Ambientada a principios de siglo XX en la ciudad de Barcelona y alrededores, nos encontramos tres historias que no son paralelas, pero explicadas de forma intercalada que se ciernen sobre un sanatorio, que en un primer momento fue un internado de señoritas de bien.

En la época del sanatorio nos encontramos a Frederic, que vino de la guerra y estuvo viviendo en Viena con sus padres, la cuna del psicoanálisis en esos momentos, una de sus conocidas que deja en Viena nos es otra que la hija menor de Sigmund Freud, un detalle muy peculiar y a la vez interesante en la historia. Frederic investigará a lo largo de la novela los extraños sucesos que sucedieron en el sanatorio cuando este era aún el colegio de los Ángeles.

A través del diario de Águeda, narrado en primera persona, descubrimos como era la vida en el colegio de los Ángeles, del que esta era una de sus directoras. A través de ella conoceremos los secretos y sucesos extraños que suceden en dicho internado, pero a la misma vez estos influirán de algún modo en el presente de Frederic y su vida en el Sanatorio.

VALORACIÓN

 

La novela en si me ha gustado bastante, sobre todo por lo bien que está construida y elaborada en cuando a la unión de las diferentes tramas. Si bien es cierto, tengo que reconocer que el principio se me hizo un poco tedioso de leer ya que nos encontramos con una novela narrada con el lenguaje de la época, algo que no estoy muy acostumbrada a leer, pero, toda esta introducción merece la pena ya que a partir de las 60-70 páginas la novela empieza a adquirir un ritmo de suspense que te hace sumergirte en la historia de tal forma que deseas llegar al final para saber que pasará.

La forma de narrar de Toni Hill recuerda en aspectos algunos aspectos a Carlos Ruiz Zafón, concretamente en las descripciones que proporciona de los lugares que te sumergen en la historia como si estuvieses viéndola realmente.

Los aspectos que me han parecido más curiosos y a la vez me han gustado han sido como consigue a través del psicoanálisis introducir a Sigmund Freud en la novela a través de su hija menor Anna Freud.

También otro detalle que me ha parecido muy interesante es la mención de Jane Eyre, a través de una “representación teatral” de las niñas del internado.

Por último, mencionar el hecho de que esta novela no parece de género negro en un primer momento pero que conforme su historia va llegando a su punto más álgido salen a relucir más comunes de este género (asesinatos, traiciones, secretos y todo un misterio por resolver).

Un aviso a futuros lectores: es una novela en la que la atención lo es todo, podrás entrar en su historia y perderte entre sus páginas, pero requiere concentración y dedicación para entender muy bien sus tramas y todos los mensajes ocultos que van surgiendo a lo largo de las páginas. Pero os aseguro que esta novela merece la pena porque en sus más de 400 páginas no habrá un solo instante del que después os arrepintáis incluso después de terminarla os apetecerá volverla a releer.

4.3

Impresionante

Share This