Reseña «33 cartas desde Montmartre» de Nicolas Barreau

 
PORTADA

MOTIVACIÓN A LA LECTURA

Desde que descubrí a Marc Levy, uno de mis autores favoritos, los escritores franceses de romántica me han llamado la atención. Es por ello que cuando empecé a ver recomendaciones de las novelas de Nicolas Barreau me entró curiosidad por leer algo de él. Creo que no podría haber elegido mejor novela, porqué «33 Cartas desde Montmartre» me ha encantado. Aconsejo leer la novela totalmente a ciegas, sin leer antes la sinopsis.

SINOPSIS

Antes de morir, Hélène le hizo prometer a su marido, Julien, que le escribiría treinta y tres cartas, una por cada año de su vida. Para su asombro, Julien se da cuenta de que esta correspondencia, que deja en un compartimento secreto de su tumba en el cementerio de Montmartre, se ha convertido en una suerte de consuelo. Le habla de la vida que ahora ha de vivir sin ella; de su amor, ya no recíproco; de su hijo Arthur, que no quiere un padre que se siente desgraciado.

Hasta que un día descubre que las cartas han desaparecido y en su lugar empieza a encontrar pequeñas respuestas: un bonito corazón de piedra, un poema, un ramillete de nomeolvides… Lo que Julien no sabe es que alguien lo observa. Alguien que lee sus cartas y quiere ayudarlo. Alguien que se ha enamorado de él.

VALORACIÓN

Desde que terminé la novela estoy deseando leer algo más del autor, pero os cuento detalladamente mi opinión sobre la novela, ya que no todo ha sido bueno.

«33 cartas desde Montmartre» no empieza especialmente bien, el protagonista Julien está atravesando una fuerte depresión, ya que su mujer, el amor de su vida y la madre de su hijo acaba de morir. El escritor logra plasmar a la perfección el sentimiento de soledad y de sufrimiento que vive día a día Julien, por eso el principio de la novela se me hizo bastante lento, no es lo que esperaba en una novela romántica. No obstante, Julien va poco a poco saliendo de su depresión gracias a la promesa que le hizo a su mujer antes de morir, escribirle 33 cartas, para poder entregarlas encargó un compartimento secreto en la tumba de su mujer.

Nicolas Barreau ha creado unos personajes 100% reales, de carne y hueso, Julien es escritor y desde que murió su mujer se ha abandonado a si mismo, no es capaz de escribir ni una palabra, y su editor que ha respetado el tiempo de luto empieza a impacientarse por tener una nueva novela. Además de ello, tiene un niño pequeño, Arthur, del que tiene que cuidar.

Una vez superadas las 50-100 primeras páginas vamos a encontrar en la novela una fuerte intriga, y es que alguien está robando las cartas que Julien deja en la tumba de su esposa, en el cementerio. Este y otros hilos me han hecho devorar el libro, que al principio por mi propia situación personal (estaba pasando una crisis lectora, por cansacio mental acumulado) y por la tristeza que transmitía la historia no conseguía avanzar a buen ritmo.

En esta novela además de conocer a unos personajes magníficos, con una gran evolución a lo largo de la novela. He descubierto tanto el cementerio de Montmartre, que desconocía y que ahora me apetece visitar, como los alrededores de Paris que Nicolas describe a la perfección en su novela.

Os recomiendo que si sentís curiosidad y ganas de leer «33 cartas desde Montmartre» la empecéis en un momento de relax, o de desconexión ya que no es de esas novelas que vas pasando las páginas y puedes volver a conectar con la historia, en esta novela cada detalle cuenta para entender y disfrutar la historia al 100%. Con esto no quiero decir que sea una novela difícil de leer o haya que estar muy muy atento, sino que es una novela que nos va a hacer pensar y reflexionar.

En definitiva, como ya os he dicho al principio de la reseña, estoy deseando volver a leer algo del autor, creo que mi próxima novela de él será «La sonrisa de las mujeres». Cuando empecé la novela no sabía ni de lejos lo mucho que la iba a disfrutar y lo que me iba a atrapar la historia. 

4.3

Impresionante

Share This