Reseña «Una musa de fuego» – Heidi Heilig

 
PORTADA

MOTIVACIÓN A LA LECTURA

Desde que descubrí que la novela Una musa de fuego iba a ser publicada por la editorial Puck, contaba los días para poder leerla, ya que el género de fantasía me encanta.

SINOPSIS

Jamás hay que mostrar, jamás hay que explicar. 
El secreto de Jetta ha salvado a ella y su familia de la hambruna. Los ha convertido en la compañía de teatro de sombras más famosa de Chakrana. Detrás del telón, Jetta maneja a las marionetas sin varillas ni hilos. 

Jamás hay que mostrar, jamás hay que explicar. 
Con una gota de su sangre, Jetta es capaz de amarrar espíritus errantes a la seda, la madera y el cuero de las marionetas, y animarlas. Pero las antiguas costumbres están prohibidas. Si alguien descubre las habilidades de Jetta, ella podría terminar en la cárcel durante el resto de sus días o recibir un castigo mucho peor. 

Jamás hay que mostrar, jamás hay que explicar. 
A medida que crece la rebelión y aumenta la desesperanza, los poderes de Jetta son cada vez más difíciles de ocultar, en particular de Leo, un joven contrabandista de mirada atenta que tiene sus propios secretos. Cuando ambos llaman la atención del ejército y los rebeldes, puede que Jetta se vuelva la chispa que encienda la rebelión, si las llamas no la consumen a ella primero. 

VALORACIÓN

Una vez leída la sinopsis de la novela, solo se tiene una idea de lo que se va encontrar en las páginas de la novela, ya que todo se vuelve más complejo a medida que pasas las páginas.

Una musa de fuego se trata del primer libro de una trilogía, ambientada en un mundo inspirado en el surdeste asiático durante la colonización francesa. La autora muestra la forma en que la colonización afecta a una cultura, lo ha plasmado a través de la ropa, el idioma, gestos, religión e incluso edificios. En este punto ha sido muy cuidadosa, al igual que en plasmar la bipolaridad de Jetta.

La historia sigue a Jetta y su familia, una compañía de teatro de sombras, en el que buscan la forma de curar el malheur de Jetta. Jetta y su familia viajan a través de Chakrana, mientras intentan descubrir cómo vivir en un lugar donde la tensión entre los colonizadores y los rebeldes aumenta. Gran parte de la historia está narrada por Jetta, pero hay momentos que se puede leer actos de obras de teatros, cartas, partituras, mapas y telegramas, mejorando la experiencia de la lectura y haciendo sentir al lector más inmerso en la historia.

El aspecto de la nigromancia del libro fue realmente interesante, la autora dio la información justa para aprender, pero seguramente en el segundo libro se den más detalles. Además, ha dado un gran protagonismo a la familia de Jetta en la novela. Al principio, me costaba entender la madre de Jetta, sobre todo lo paranoica que llegaba a ser en algunas escenas, pero una vez te adentras en la novela se empieza a entender todo.

Respecto a la novela tenía las expectativas muy altas, pero hubo cosas que no me agradaron, una de ellas es que en algunos casos llegué a predecir lo que iba a suceder. Otro punto fue que me esperaba encontrar más elementos de la cultura asiática en la novela, la presencia ha sido bastante ligera.

Una musa de fuego es una novela interesante, entretenida, en el cual alberga secretos y misterios, dejando con ganas de saber qué sucederá en los próximo libros.

4

Impresionante

Share This