Diagnóstico: crisis lectora. ¿Es grave, doctor?

Artículos de opinión

Diagnóstico: crisis lectora. ¿Es grave, doctor?

La crisis lectora, ese gran enemigo del lector. ¿Quién no ha sufrido alguna vez de resaca literaria? ¿Cómo se sale de ella? Aquí tenéis nuestra opinión y algunos consejos para salir ilesos de una crisis literaria.

El hecho de que de tanto en cuando nos encontremos con un libro que hemos disfrutado muchísimo, que nos hemos encariñado mucho de su universo, personajes o que simplemente nos ha maravillado por completo, a veces trae consigo una carga algo pesada cuando lo terminamos conocido como resaca literaria.
¿A quién no le ha pasado que al terminar una saga o un libro e intentar empezar otro después y que no parezca que esté a la altura del anterior? A muchos, probablemente. Y da igual el género que escojáis, el autor o la temática. El hecho de que nuestra mente siga anclada a ese libro que tanto nos ha gustado, impedirá que, sea cual sea la víctima escogida para ser nuestra siguiente lectura, no parezca el ideal para el momento. Y aquí es cuando llegamos a un círculo vicioso del que a veces es complicado salir:
Terminas un libro. Te encanta, pero se ha terminado y muy a tu pesar, tienes que escoger uno nuevo.
Te pones delante de la estantería. Escoges libro. Lo empiezas. 20 páginas y piensas que no, que no es el libro que te apetece en ese momento, así que pruebas con otro.
Nueva víctima. Pongamos que hemos escogido algo totalmente distinto. 50 páginas. Nada de nuevo. Empiezas a pensar qué te puede estar pasando, por qué ninguno de los dos te han gustado. ¿Será que justamente has escogido dos que probablemente no te van a gustar? ¿O quizá el problema está en otra parte?
Aquí es cuando empezamos a reflexionar y nos damos cuenta de una cosa: los libros escogidos no son los culpables, lo somos “nosotros”, ya que estamos en la fase de la resaca literaria y empezando otra nueva fase llamada crisis lectora.
bookshelf
Todos, al menos una vez en nuestra vida, hemos sufrido de forma breve o no tan breve, lo que conocemos como crisis lectora. ¿Qué es una crisis lectora? Es ese periodo de tiempo en el que, por cualquier motivo, a los lectores se nos van las ganas de leer. Esto no siempre viene detrás de una resaca literaria, pero al menos en mi caso, así ha sido la mayoría de las veces. Y así que me acuerde, algunos de los culpables de este no agradable estado han sido libros como Hijo Dorado, El crimen del ganador, Tormenta, Rompiendo las normas, La ladrona de libros, y un larguísimo etcétera, ya que fueron lecturas que me encantaron y que hicieron difícil encontrar algo parecido o a la altura de estos. Así que como correspondía, después de ellos llegó nuestra «amiga» crisis lectora, llamando a la puerta muy amablemente para establecerse conmigo unos días.

negra-hello

Nuestra crisis lectora, llegando alegremente a nuestras vidas.

Los motivos de esta crisis lectora pueden ser múltiples: la necesidad de descanso por parte de nuestra mente, el habernos topado con un libro que no nos entusiasma o que al contrario nos ha entusiasmado muchísimo, el estado anímico del lector, el calor, haber aburrido una temática en concreto y en consecuencia habernos quedado estancados… O a veces, simple y llanamente, es que no nos apetece leer y punto. Mil y un motivos, de lo más diversos y variados que van a cambiar dependiendo de la persona que lo esté sufriendo.
No hay un periodo de tiempo determinado para la duración de estas terribles crisis, a algunos les dura algunos días, una semana y a otros meses enteros y en estos casos, no queda más que tener paciencia y tomarnos ese periodo de reposo con calma. No nos servirá de nada enfadarnos o intentar empezar un libro tras otro una y otra vez porque podrán pasar dos cosas:
1) Lo leeremos sin ganas y no lo disfrutaremos todo lo que podríamos haberlo hecho de haberlo leído en otro momento.
2) Lo terminaremos abandonando.
calm-down
Y entonces, ¿cómo se sale de ese bucle? Lo más fácil es darnos un tiempo a nosotros mismos. Salir se sale, antes o después, pero si eres alguien que está acostumbrado a leer mucho, mantened la calma y tened paciencia. Durante este tiempo, no quedará más remedio que intentar amenizar nuestros ratos con otros hobbies: salir a pasear, ir al cine a ver una película, ponerte al día con esa serie que llevas tanto tiempo posponiendo ver, dibujar, ordenar la casa… Cualquier cosa menos forzarnos a leer, porque al fin y al cabo será peor. Entreteneos y cuando menos os lo esperéis… ¡voilá! Volveréis a sentir ese gusanillo que tan acostumbrados estamos a tener los lectores y correréis a la estantería a escoger un nuevo título con mucha ilusión porque esas ganas de leer han vuelto.

stiles-celebrate

Así es como nos sentimos cuando vuelven nuestras ganas de leer de nuevo.

Lo que se suele recomendar en estos casos es que, ya que venimos de una época de sequía literaria, coger algo que no sea muy largo ni muy denso, sino que sea algo divertido, fresquito y fácil de leer. Pero como siempre, para gustos colores, ya que habrá quien preferirá enfrascarse en una aventura larga y no tendrá ningún problema en hacerlo. Lo más importante, es que el libro que escojáis, sea lo que más os apetezca en ese momento: romántica, histórica, juvenil, distopía, erótica, ciencia ficción… La temática es lo de menos, siempre y cuando sea lo que más os llama la atención en ese momento. Así, seguro que el libro escogido será el correcto para que terminéis con esa etapa no-lectora.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido alguna vez resaca literaria? ¿Cuáles han sido los libros que os han introducido de lleno en una crisis lectora?

 


Share This