¿Ha afectado la cuarentena a nuestros hábitos de lectura?

El 2020 está claro que está siendo un año muy diferente al resto. Debido al coronavirus, desde el mes de marzo hasta mayo tuvimos que estar todos confinados únicamente saliendo para lo imprescindible, y lógicamente esto  afectó de diferente manera a cada persona. A unas les dio por cocinar, a otras por hacer deporte…pero, ¿qué pasa con la lectura? ¿cambiamos nuestros hábitos lectores durante ese periodo?

Desde Infoliteraria os adelantamos que sí, y hemos recopilado diferentes datos publicados el pasado mes de julio por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) que reflejan estos cambios. Os los dejamos a continuación:

En primer lugar, y el dato más significativo y general, es que durante el periodo de confinamiento el porcentaje de lectores semanales aumentó de un 50% a un 57%. De hecho, durante la cuarentena, la lectura fue la tercera actividad que más ayudó a las personas a llevar mejor la situación. 

Estudio el papel del libro y la lectura durante el periodo de confinamiento por el Covid-19 | FGEE

Quizás en porcentaje os resulte un aumento pequeño, pero si miramos los datos en horas, la media de horas semanales dedicadas a la lectura antes del confinamiento eran 6 horas y 50 minutos, mientras que en la cuarentena fueron 8 horas y 20 minutos. ¡90 minutos de diferencia!

En segundo lugar, gracias a una infografía publicada por la plataforma de lectura en digital Nubico, también conocemos que los días en los que más se utilizaba la plataforma cambiaron durante el confinamiento. Antes, los días de más uso eran los domingos, los sábados y en tercer lugar, los viernes. Sin embargo, cuando entramos en el periodo de cuarentena, en los días de más uso fue sustituido el viernes por los lunes. Es decir, se empezó a leer mucho más también entre semana

Infografía Lectura durante el confinamiento | Nubico

Además, no sólo cambiaron los días, sino también la hora al día de más uso de la plataforma. Las horas favoritas antes eran las 23h, las 00:00h y en último lugar, las 22h. En definitiva, se leía por la noche. Durante la cuarentena, en tercer lugar la hora de lectura favorita eran las siete de la tarde. 

Tras estos datos está claro que los hábitos de lectura fueron alterados. Que al tener más tiempo no sólo leímos más durante la semana, sino que también más tiempo y a horas más tempranas. En este caso, esta situación nos ha demostrado una vez más que la literatura juega un papel mucho más importante del que pensamos. Que en situaciones críticas, un libro no sólo nos puede aportar entretenimiento, sino que también desconexión, alegría, entusiasmo, tranquilidad, fuerza mental y un ánimo positivo. Por lo tanto, sigamos disfrutando de los libros tanto como hasta ahora. 

 

 

 

 


Share This