Se acerca la publicación de la cuarta entrega de Los Chicos del Calendario

Los chicos del calendario de Candela Ríos regresan a las librerías con los meses de agosto, septiembre y octubre el próximo 26 de junio

El final de la fascinante saga Los Chicos del Calendario de Candela Ríos cada vez está más cerca, este mes de junio sale a la venta la cuarta entrega correspondiente a los meses de agosto, septiembre y octubre. Según se desprende de la información proporcionada por la Editorial parece que la protagonista cambiará su manera de ver las relaciones y dará otra respuesta a la eterna pregunta: «¿He cambiado de opinión sobre los hombres?». 

Candela Ríos es una chica corriente que trabaja en una revista y que de la noche a la mañana se vuelve «famosa» a consecuencia de un vídeo que su amiga Abril sube a Youtube. En este vídeo grabado a escondidas, Candela, con una copas de más, habla sobre lo que piensa de los hombres, horas después de que su novio la dejase por Instagram. 

Hace algunos meses recopilamos los misterios que envuelven esta saga, pero el que más sorprende es la identidad de la escritora, un enigma que intuimos no se desvelará.

Con esta cuarta parte de la saga, serán solo dos meses los que restarán por seguir a Candela en su ruta por toda España, de momento esta es la sinopsis que se desprende de la novela que se publicará el próximo 26 de junio de la mano de Titania. 

Me llamo Candela Ríos. Supongo que a estas alturas del año no hace falta que te expliqué quién soy o por qué estoy recorriendo el país de norte a sur y de este a oeste. Los chicos del calendario ha llegado a su ecuador y cada vez estoy más cerca de acabar esta aventura. Cada mes he vivido una experiencia única y he conocido a personas maravillosas con las que he aprendido lecciones inolvidables.
En agosto, septiembre y octubre visitaré tres nuevas ciudades para continuar con mi búsqueda de un hombre que valga la pena y me haga cambiar de idea sobre el sexo opuesto. Aunque ¿queréis saber algo? Creo que empiezo a atisbar lo que buscaba… No tanto al hombre en sí, sino la respuesta. Empiezo a entender que todo es cuestión de perspectiva o del momento vital de atravesamos… Y que la cuestión no es tanto dar con ese ejemplar perfecto y único en su especie, sino encontrar ese chico cuyo momento coincida con el tuyo y haga que este caos que es el día a día sea tan intenso que ya no te importe subirte a la montaña rusa del amor.


Share This