AdaptacionesNoticias

Primer vistazo exclusivo a ‘El señor de los anillos: Los Anillos de Poder’

14 Mins read

¡Notición desde la Tierra Media! Vanity Fair ha revelado el primer vistazo exclusivo a Los Anillos de Poder, la próxima serie de El señor de los anillos de Amazon.

El artículo continúa después de la publicidad

Galadriel (Morfydd Clark) en el mar © BEN ROTHSTEIN/AMAZON STUDIOS

El mundo de Galadriel es un mar enfurecido. Muy lejos de la reina elfa sabia y etérea que conocimos en las películas de Peter Jackson interpretada por Cate Blanchett, la Galadriel de Morfydd Clark de Los Anillos de Poder es mil años más joven, tan enfurecida e intrépida como inteligente, y consciente de que el mal está más cerca de lo que cualquiera se piensa. En el segundo episodio, sus predicciones la dejan a la deriva, literal y figuradamente, hasta que tiene que luchar por sobrevivir en una balsa en las Grandes Aguas junto a un naufrago mortal llamado Halbrand (Charlie Vickers), que es un nuevo personaje introducido en la serie. Galadriel lucha por el futuro y Halbrand huye del pasado. Los destinos que confluyen en ellos son solo dos de las historias que se han unido para esta serie de televisión que, si funciona, podría convertirse en un fenómeno mundial. Si fracasa, podría convertirse en un aviso para cualquiera que, como dijo Tolkien, cavaron con codicia demasiado profundo.

Los Anillos de Poder no está basada en una novela de Tolkien como las películas, sino en la gran cantidad de historias que presentó en los apéndices de la trilogía de El señor de los anillos. No será barato, puesto que cinco temporadas le costarán al estudio más de mil millones de dólares. Esta clase de presupuesto acabaría con cualquiera pero para Jeff Bezos, uno de los hombres más ricos del mundo, Tolkien es una de sus pasiones. Esto le permitirá crear la serie de televisión más cara y elaborada de la historia hasta ahora. Peter Jackson, que dirigió la exitosa trilogía cinematográfica, no está involucrado en el proyecto, pero sus películas fueron la prueba de que había una gran audiencia para las historias de fantasía.

Galadriel, comandante de los ejércitos del norte © MATT GRACE/AMAZON STUDIOS

Debido a la inmensa riqueza de Bezos, Los Anillos de Poder conlleva más bien un riesgo de reputación que financiero. Amazon tiene que demostrar que es capaz de producir grandes series de prestigio y con esta serie, además, se enfrenta al peligro de adaptar el canon de un autor querido por muchos. Los showrunners, Patrick McKay y J.D. Payne, son muy conscientes de esta presión.

El artículo continúa después de la publicidad

La serie lidiará con más de veintidós estrellas y múltiples tramas, desde la profundidad de las Montañas Nubladas, pasando por la política del reino elfo de Lindon y la isla poderosa de los humanos, Númenor. Todas estas tramas confluirán eventualmente alrededor del incidente que da nombre a la serie y a la trilogía. McKay comentó: «La forja de los anillos. Anillos para los elfos, para los enanos, para los hombres y, por supuesto, el anillo único que Sauron utilizó para engañarlos a todos. Esta es la historia de la creación de todos estos poderes, de dónde vinieron y lo que hicieron a cada una de estas razas. La gran pregunta detrás de esta superproducción es: “¿Podemos crear la novela que Tolkien nunca escribió y convertirlo en una megaserie que solo podría ocurrir ahora?“».

La supervivencia de Galadriel en el mar no solo es crucial para el comienzo de la serie, sino que los showrunners lo recuerdan como un momento clave en el set de Nueva Zelanda en marzo de 2020. «Morfydd llevaba ya unos días interpretando a Galadriel, lo cual era muy imponente en sí mismo. Está en el agua, hay muchos efectos especiales, hay música y luz». Pero, a pesar de la gran escena que tenían en frente, el equipo técnico de la serie estaban pegados a sus móviles: en cuarenta y cinco mintuos se había expandido la noticia de que Tom Hanks había contraído COVID en Australia, la NBA había cancelado su temporada y la OMS había declarado una pandemia global.

«Todos estábamos pensando: ¿Qué vamos a hacer? Vamos a tener que parar toda la producción», dijo Payne. El pánico se expandió e incidió en otras de sus ansiedades, grandes y pequeñas. «Fue terrorífico. Nos preguntábamos: “¿Va a entender alguien lo que estamos intentando hacer? ¿Estamos siendo demasiado ambiciosos?“».

Pero, uno a uno, todo el mundo dejó los teléfonos. «Todos nos juntamos alrededor de un monitor que mostraba un primer plano de Galadriel llenando la pantalla mientras llora y decide: “Tengo que luchar“», dijo McKay. Cuando acabó la escena, todos explotaron en aplausos. «Este es un ejemplo más de cómo Tolkien y la Tierra Media tienen una manera de encontrarte y consolarte, incluso en los momentos más oscuros y sin certezas».

Cualquier otro caos que les acechara, por fin sentían que estaban en el camino correcto. Los tres primeros episodios, que ya han visto algunos miembros de Vanity Fair, sugiere que lo estaban. La serie es una mezcla cautivadora de intriga de palacio, magia, guerra y mitología, y tiene suficientes misterios para empezar mil podcasts. Algunos personajes resultarán familiares, y serán el principal foco de la serie mientras la audiencia ve cómo se desarrollan sus destinos legendarios. Sin embargo, habrá nuevos personajes que tal vez se conviertan en más atrayentes, dado que sus destinos están literalmente sin escribir.

Hubo un tiempo en el que esta parte de la historia de la Tierra Media se consideraba una ruina. Después del éxito de El hobbit, Tolkien quiso publicar un volumen de la historia de la Tierra Media, que sus editores rechazaron (un volumen más completo sería publicado tras su muerte como El Silmarilion). Así que, mientras la Segunda Guerra Mundial continuaba su caos, Tolkien decidió crear una aventura sobre seres de distintas sociedades dejando sus diferencias a un lado para acabar con un mal mayor. Esto, por supuesto, se convirtió en El señor de los anillos.

En esta historia, una comunidad inesperada inicia su viaje a Mordor para acabar con el anillo de Sauron. En el camino, Tolkien quería que los personajes atravesaran tierras arrasadas llenas de recuerdos de las muchas civilizaciones y batallas que hubo antes. El objetivo, al fin y al cabo, no era acabar con un nuevo peligro sino erradicar uno antiguo, un mal que había atormentado la tierra durante eones. Tolkien imaginó reinos enteros, y los colapsó para crear el contexto de la historia.

Galadriel (Morfydd Clark) y Halbrand (Charlie Vickers) se conocen en circunstancias complicadas © BEN ROTHSTEIN/AMAZON STUDIOS

Esta decisión funcionó demasiado bien. Después de la publicación de La comunidad del anillo y Las dos torres —en julio y noviembre de 1954, respectivamente—, los lectores se volvieron obsesivos. «Quieren más y mejores mapas. Los músicos quieren melodías y partituras. Los arqueólogos me preguntan sobre cerámica, metalurgia, herramientas y arquitectura… Los historiadores me piden más detalles sobre la estructura social y política», escribió Tolkien en una carta a un amigo en 1956. Para satisfacerlos a todos, Tolkien comentó a su editor que requería un libro al menos del tamaño del primer volumen.

Lo que hizo, por tanto, fue coger fragmentos de su rechazado Silmarilion y meter miles de años de historia en ciento cincuenta páginas que se convirtieron en los Apéndices. Estas líneas temporales, genealogías y notas sobre el lenguaje y la cultura fueron tan importantes para Tolkien que incluso retrasó la publicación del último libro, El retorno del rey, para completarlos. «Integran una parte fundamental en el efecto final, produciendo una realidad histórica», contó Tolkien a un editor extranjero en 1961.

Tras la muerte de Tolkien, su hijo Christopher heredó el Estate y fue muy protector, casi intransigente, con las adaptaciones de la obra de su padre. «A Christopher no le gustaba la glorificación de la violencia por el mero hecho de hacerlo. Nació en 1924, así que las franquicias de efectos especiales no eran algo que le importara. Si su padre no hubiera vendido los derechos de El señor de los anillos y El hobbit para pagar los impuestos de herencia, no creo que Christopher los hubiera vendido», dijo Michael Drout, académico de Tolkien del Wheaton College.

Elrond (Robert Aramayo) es un joven líder político elfo ambicioso © BEN ROTHSTEIN/AMAZON STUDIOS

A lo largo de los años, Christopher Tolkien ignoró otras pujas por el material de la Tierra Media. Sin embargo, en 2017, cuando estaba a punto de jubilarse, los Tolkien hicieron una subasta sorprendente. Vendían los derechos de lo Apéndices que Tolkien había nombrado como la Segunda Edad de la Tierra Media, junto con las referencias a ese periodo en El señor de los anillos. Si no tienes clares las edades de este mundo fantástico, la Segunda es un (aparente) periodo de paz tras una era de terror y conflicto. El terrible dios Morgoth fue derrotado y su aprendiz, Sauron, ha desaparecido. Cuando comienza la serie, Galadriel persigue a sus últimos colaboradores, que acabaron con la vida de su hermano. La Tercera Edad —y con ella las aventuras de Frodo, Sam y la Comunidad— está a unos mil años en el futuro.

El precio inicial de la puja del Tolkien Estate fue 200 millones de dólares, que nadie hubiera comprado si la industria no estuviera obsesionada con encontrar «el próximo Juego de Tronos». Además, el dinero no era el único problema. Una serie de personajes que no envejecen, como los elfos Galadriel y Elrond, podrían aparecer en la serie más jóvenes. Sin embargo, el estudio que adaptara la historia no podría incluir a los hobbits y magos, que no fueron grandes partes de la Segunda Edad. Además, el Tolkien Estate también quería tener poder de decisión sobre la dirección de la serie.

La gran ventaja frente a los inconvenientes sería una serie con una audiencia preconcebida que garantizaría su supervivencia en la era de las Guerras de Streaming. HBO y Netflix también pujaron por los derechos, pero finalmente, Bezos y Amazon compraron los derechos por 250 millones de dólares. Amazon no ha confirmado el presupuesto final de la serie, pero, por si fuera poco, el gobierno de Nueva Zelanda dijo que los gastos de producción serían 462 millones de dólares solo por la primera temporada. Esto incluye la infraestructura construida que se reutilizará en temporadas posteriores. Para contrastar, la serie de La rueda del tiempo, también de fantasía, «solamente» cuesta 80 millones por temporada. Si además añades el coste de la campaña de marketing global y el de futuras temporadas, no hay duda de que Los Anillos de Poder superará los miles de millones de dólares.

Bronwyn (Nazanin Boniadi) con su amor prohibido Arondir (Ismael Cruz Córdova) en el pueblo de Tirharad © BEN ROTHSTEIN/AMAZON STUDIOS.

Al igual que Tolkien encomendó su gran tarea a Frodo Bolsón y Samsagaz Gamyi, Amazon eligió a dos showrunners relativamente nuevos. McKay y Payne eran amigos de instituto del norte de Virginia que habían estado co-escribiendo en Hollywood unos trece años. Los Anillos de Poder es su primer crédito de IMDB. «Hemos trabajado en muchos proyectos que o nunca se hicieron o no nos dieron el crédito. Éramos como la oveja negra. Y Amazon habló con todo el mundo, cualquiera que tuviera ideas sobre El señor de los anillos», dijo McKay. «Nos apasionaba el material y teníamos una dirección para la historia que encajó con la ambición de Amazon», añadió Payne.

Vender cincuenta horas de televisión a los ejecutivos de Amazon —y eventualmente a la familia de Tolkien— fue una ardua tarea, pero nada comparada con escribir, producir y hacer la serie realidad. Payne comentó: «Nos sentíamos como hobbits. Sentíamos que eramos dos personas muy pequeñas en un mundo inmenso y que nos habían confiado una tarea que significa muchísimo para tanta gente». Los showrunners incluso se vieron repitiendo la famosa cita de Frodo al final de La comunidad del anillo. «Siempre que había momentos difíciles en la producción de la serie nos mirábamos el uno a otro y decíamos: “Me alegro de que estés conmigo, Sam“».

Elrond y Galadriel se reúnen en el reino majestuoso de Lindon © AMAZON STUDIOS

Un proyecto de semejante tamaño no podría hacerse sin un gran equipo. Los ejecutivos de Amazon, relativamente novatos en la creación de nuevo contenido, reunieron a un equipo con experiencia. El co-productor ejecutivo de Juego de Tronos Bryan Cogman se unió para aconsejar a McKay y Payne y el director veterano español J.A. Bayona dirigió los dos primeros episodios y estableció el tono de la serie.

A Bayona le atrajo el guion del dúo pero también su voluntad para aceptar consejos. «Desde el principio, confíe en ellos», comenta Bayona, «Sabía por lo que estaban pasando y ellos también porque, ¿os podéis imaginar volver a un mundo tan querido como este y además enfrentarte al alto nivel de las películas de Peter Jackson? Éramos muy conscientes de las altas expectativas». Y así fue como se formó la compañía.

Bronwyn es una madre soltera y curadera en su apotecario en las tierras sur de la Tierra Media © AMAZON STUDIOS

Hasta ahora, Amazon ha mantenido el secretismo de la serie. No querían que se filtraran detalles que eventualmente beneficiarán a la audiencia, aunque se trate de un texto de sesenta y seis años que no puede ser spoileado. Las tácticas de Amazon llegaron a tales niveles que incluso los miembros del reparto no sabían qué roles interpretarían.

Los Anillos de Poder ha perdido a algunos miembros en su camino, como los actores Will Poulter y Tom Budge. También perdieron al diseñador de producción Rick Heinrichs, que ayudó a negociar el trato inicial y a la jefa de género Susan Tal Yguado, lo que provocó preocupaciones de que la producción estaba siendo caótica. No obstante, los fans de las películas recuerdan que Viggo Mortensen reemplazó a Stuart Townsend incluso cuando ya había empezado a entrenar con una espada en Nueva Zelanda. «En un viaje tan largo, es inevitable que algunos no completen el camino», insisten los showrunners y ejecutivos de la serie.

El director J.A. Bayona dando direcciones a dos cazadores nómadas en los campos de la Tierra Media © AMAZON STUDIOS

Como fans del género de fantasía, Payne y McKay comprenden la ansiedad que sienten muchos fans por la serie. «Sabemos lo que es anticipar algo y tener miedo de que no sea lo que esperas. Hemos sido esas personas en varias ocasiones».

Cuando la noticia corrió de que Amazon había contratado a un coordinador de intimidad, preocupó que la producción hubiera perdido el norte de lo que hace a Tolkien Tolkien. Dimitra Fimi, una académica de Tolkien y profesora de la Universidad de Glasgow comentó: «Lo que me preocupa es que se convierta en un Juego de Tronos en la Segunda Edad. Eso es algo que no asocio con la visión de Tolkien y, además, sería algo derivativo».

Los showrunners Patrick McKay (izquierda) y J.D. Payne (derecha) en el set de Nueva Zelanda de Los Anillos de Poder © AMAZON STUDIOS

Entonces, ¿habrá niveles de violencia y sexo de Poniente en la Tierra Media de Amazon? En pocas palabras: no. Según McKay: «El objetivo era hacer una serie para todo el mundo: para niños que tenga 11, 12 y 13 años, aunque a veces tengan que taparse la cara porque hay escenas que dan mucho miedo. Hemos hablado mucho sobre el tono de los libros de Tolkien, este es un material que a veces da miedo, a veces es intenso, a veces es político y otras muy sofisticado, pero lo que es sobre todas las cosas es optimista y con muchísimo corazón. Es sobre la amistad, y la hermandad y todos aquellos miembros de la sociedad más desamparados que se enfrentan y superar una oscuridad inmensa».

Otra preocupación de los fans: ¿la serie incluirá a hobbits en la Segunda Edad? Sí y no. McKay añade: «Una de las cosas específicas que dicen los textos es que los hobbits nunca hicieron nada histórico o remarcable antes de la Tercera Edad. Pero, vamos a ser realistas, ¿acaso se sentiría como la Tierra Media si no tienes hobbits o algo parecido a ellos? Los ancestros de los hobbits en esta época eran los pelosos. Puede que no vivan en la Comarca, pero son lo más cercano a los hobbits». McKay y Payne han construido una sociedad pastoral de pelosos a la que le encanta el secretismo y evitar llamar la atención para permanecer al margen de los grandes conflictos. Dos pelosos, interpretados por Megan Richards y Markella Kavenagh, se encuentran a un misterioso hombre perdido cuyos orígenes serán unos de los mayores enigmas de la serie.

Los Anillos de Poder también incrementará la multiculturalidad de los habitantes de la Tierra Media. Una trama principal original se centra en Arondir, interpretado por Ismael Cruz Córdova, que será la primera persona racializada que interpretará a un elfo en un proyecto de Tolkien. Tiene una relación prohibida con Bronwyn, que es una curadora humana interpretada por Nazanin Boniadi, actriz británica de ascendencia iraní. En otra parte, Sir Lenny Henry, un actor británico de ascendencia jamaicana, interpreta a uno de los ancianos de los pelosos y Sophia Nomvete será la princesa enana Disa, interpretando así la primera mujer enana en una adaptación de El señor de los anillos y será la primera mujer negra en hacerlo. «Sentimos que era natural que esta adaptación refleje nuestro mundo. Tolkien es para todos. Sus historias tratan sobre razas ficticias que avanzan cuando dejan el aislamiento de sus propias culturas», comentó Lindsey Weber, productora ejecutiva de la serie.

Aunque ha habido comentarios racistas después de que Amazon desvelara su reparto multicultural, la académica de Tolkien Mariana Rios Maldonado contestó: «¿Por qué se siente la gente tan amenazada o disgustada por la idea de que un elfo sea negro, latino o asiático?».

Incluso los fans más extremos de Tolkien que ven su obra como algo sacrosanto tienen que reconocer el mensaje de unidad que tiene. Mantener eso es tan importante como construir su visión de lugares y personajes en esta época menos conocida de su ficción. Por fin veremos Khaza-dûm en toda su gloria—la necrópolis construida en las Montañas Nubosas, donde, en la película de La comunidad del anillo, Gandalf gritó «¡No puedes pasar!»—. La serie explorará este reino cuando estaba lleno de luz, comida y música. También traerá al herrero elfo Celebrimbor (Charles Edwards) a la vida, dado que su habilidad con los metales y la magia dará lugar a la forja de los anillos y un arquitecto elfo joven llamado Elrond (Robert Aramayo) se convertirá en fundamental en la capital mística de Lindon. Otra trama seguirá a un marinero llamado Isildur (Maxim Baldry) años antes de que se convierta en un guerrero y corte el anillo de la mano de Sauron, y eventualmente sucumba a los poderes de este.

Charlie Vickers como Halbrand, un personaje nuevo original fugitivo de su pasado © AMAZON STUDIOS

Hablando de Sauron, la presencia de este villano es un factor importante en la Segunda Edad, culminando en su resurrección como tirano. Cuando empieza la serie, se dan pistas sobre el peligro por venir. Bayona ha utilizado sus recuerdos creciendo en España, que todavía se estaba recuperando de la guerra civil unas décadas antes de nacer él. «Tuvimos una dictadura durante 40 años, así que notas las repercusiones de la guerra y la sombra del pasado», dice Bayona, que menciona que «Sombra del pasado» es precisamente el título del primer episodio. «Creo que todo esto trata sobre las repercusiones de la guerra. Hay una idea muy fiel a Tolkien, que es la intuición. Galadriel tiene la intuición de que no todo está arreglado, y que todavía hay algo fuera acechando».

En las novelas, estos eventos ocurren a lo largo de miles de años, pero Payne y McKay han comprimido los eventos a un punto fijo en el tiempo. Es la mayor desviación del texto, y saben que es un riesgo. «Lo hablamos con el Tolkien Estate. Si lo sigues a la letra exacta, vas a contar una historia en la que los personajes humanos mueren cada temporada porque estás saltando doscientos años en el tiempo, y entonces no conoces a personajes importantes del canon hasta la cuarta temporada. Sabemos que hay fans que les gustaría ver un documental de la Tierra Media, pero queremos contar una historia de ficción que una todas estas cosas».

Los showrunners tienen mucho respeto a Tolkien, pero no puedes construir una historia de cincuenta horas sin tomar ciertos riesgos creativos. Cuando los periodistas de Vanity Fair les preguntaron sobre las preocupaciones de los fans y las especulaciones, Payne contestó: «Creemos que la serie hablará por sí misma. Antes de que empiece una orquesta, los espectadores siempre hablan unos con otros, pero en cuanto empieza la música, se meten dentro y escuchan».

Después de esta exclusiva tan profunda desvelando parte del secretismo de esta serie, nuestras ganas de verla no hacen más que aumentar. Ya estamos contando las horas, minutos y segundos hasta el estreno. El señor de los anillos: Los Anillos de Poder llega el 2 de septiembre a Prime Video.

222 posts

About author
Me encontrarás comprando libros para mi estantería e ignorando la pila que tengo ya en casa. El resto del tiempo estoy devorando series de ciencia ficción y películas de Marvel.
Articles
Related posts
AdaptacionesDestacadosNoticias

'Paper Girls': primeras imágenes de la adaptación y fecha de estreno en Prime Video

Amazon Prime Video ha desvelado el primer vistazo de ‘Paper Girls’, la próxima serie basada en los cómics homónimos de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang
AdaptacionesNoticias

'El verano en que me enamoré' ya tiene fecha de estreno en Prime Video

La primera temporada tendrá siete episodios
DestacadosNoticiasNovedades

Minotauro confirma la reedición de 'El señor de los anillos' ilustrado

La editorial Minotauro publicará una reedición de ‘El señor de los anillos’ de JRR Tolkien ilustrado
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios